El reloj vintage, siempre que sea original sigue manteniendo un enorme valor en el mercado. En algunos sitios llamados “guarda tiempos”, vamos a repasar un poco la historia del reloj vintage.

 

Historia del reloj vintage

El comienzo de esta artesanía de relojes vintage se enfoca en el siglo XX. Oséa en los años que van de 1950 a 1980, etapa popular como vintage. Se recorrerán los primordiales sitios de construcción de relojes vintage en Europa y de EEUU. Un reloj vintage original se puede clasificar como reloj de pulsera, de mesa, de chimenea, de pared, de tipo cucú o parado, pero todos ellos tienen que de ser de esa etapa han de considerarse vintage.

Más allá de que se cree que los primeros relojes vintages se fabricaron en Alemania y Francia a mitad del siglo XVI, no fue hasta finales del siglo XVIII que se extendió esa construcción a la localidad Suiza de Neuchatel. Esta localidad suiza fue la pionera en la construcción de relojes de péndulo y la localidad Le Locle para los relojes de bolsillo bajo la dirección de un Maestro relojero. En USA en el siglo XIX numerosas compañias recalcaron por dar un sistema de mecanización de montaje, llamado Método Taylor. Estas compañias fueron: Waltham, Elgin y Hamilton.

Cuando estamos hablando del tiempo vintage se ha de acordarse dos marcas de relojes alemanes que recalcaron claramente en aquella etapa. Hablamos a las marca Junghans (fundada en 1861) y Dugena (fundada en 1917) que sin lograr la popularidad de la además alemana Pateck Phillipe, su maquinaria nada poseía que envidiar.

En Francia hay que resaltar Jaeger – Lecoultre, aunque su maquinaria, en parte suiza, creo el movimiento relojero más reducido de todo el mundo. La unión Jaeger – Lecoultre se ejecuta para producir relojes extraplanos en 1937. Cartier, joyero, adopto para sus relojes los movimientos Jaeger a lo largo de quince años. En tiempos vintage, además de relojes de pulsera, construyeron despertadores y relojes de viaje y de mesa.

En esta temporada vintage, además cambia en los relojes, el mecanismo automático por el de cuarzo, material que crea impulsos por una pila eléctrica y así mide el tiempo. Más allá de que descubierto sobre 1920 por Warren Morrison y J.W. Horton no es hasta los años 1960 en que esta tecnología se lleva a cabo más que nada por la vivienda Seiko.

La marca Hamilton, generalmente de esfera cuadrado, en 1972, lanza el primer reloj digital al que Longines le agrega un display LCD. A esta tecnología se suma Casio y Citizen. Un paso más es el reloj de cuarzo automático, sin pila, lanzado además por Seiko.

Con la llegada de los relojes con mecanismo de cuarzo, los de péndulo quedan como valores decorativos de antigüedad. Algunos de ellos como los que tienen maquinaria Paris siguen en el mercado alcanzando cada vez superiores costos.

Particular atención necesitan los relojes diseñados por el arquitecto estadounidense George Nelson. Tanto sus modelos de mesa como de pared son verdaderamente particulares por su hermosura y tranquilidad de líneas. En cierto modo, y desde luego a extendida distancia, el diseño, desde mi criterio en varios de estos relojes de pared vintage se ve tener alguna inspiración en los espejos tipo sol.

 

Reloj vintage en España

No quisiera finalizar sin integrar un reloj de interfaz español, marca Lafuente. Muy extendido en los 70s, con una increíble maquinaria y lujosa exhibición. Se fabricaron tanto de mesa como de pared y de suelo y dentro de ellos hay diferentes formatos. Tienen una alta definición y son cada vez menos simples de hallar en el mercado.