Relojes de sol

El reloj de los constructores del Valle de los Reyes de Egipto
Un conjunto de arqueólogos de la University of Basel descubrió en Egipto uno de los relojes de sol más antiguos y de todo el mundo. A lo largo de las excavaciones en el Valle de los Reyes, al aclarar la entrada de una tumba, hallaron una parte plana de piedra caliza. El descubrimiento se causó cerca de un grupo de cabañas de piedra donde los trabajadores constructores de tumbas vivieron a lo largo de las proyectos. Las cabañas datan del siglo XIII aC. y los estudiosos creen que el reloj de sol data del mismo lapso. Inclusive podría ser usado por los albañiles para la ordenar el trabajo a lo largo del día.

La área plana de la piedra caliza está marcada con un semicírculo negro dividido en 12 segmentos que marcan lo que llamamos convencionalmente “hora” más allá de que no poseían la duración establecida y fija que tienen en la actualidad nuestras horas. Cada parte es de precisamente 15º de ancho pero sin mucha exactitud. Tiene un agujero donde las líneas están en la mitad de la línea de base que es donde iba insertada la aguja [que proyectaba su sombra sobre las marcas de la piedra caliza] una varilla de madera o de metal. Los chicos puntos se agregaron en la parte de arriba central de cada segmento para marcar la medias horas.

[Siglo XIII aC.]
Reloj de sol egipcio
Uno de los relojes de sol más antiguos de todo el mundo encontrados en el Valle de los Reyes
Valle de los Reyes, Egipto.

Los relojes egipcios de sombra más antiguos datan de cerca del 1500 aC. Coincide con la etapa del reinado de Tutmosis III [1479-1425 aC] y está en el Museo Egipcio de Berlín. Es una piedra con apariencia de “L” grabada con el nombre del faraón. En el lado corto de la L tiene un agujero donde colgaba una plomada para hacer las sombras, en tanto que el lado extenso se marcaca con cinco círculos para entender la hora. Hasta donde entendemos, este es el reloj portátil más viejo.

A inicios de siglo los egiptólogos pensaban que los obeliscos egipcios fueron usados para medir el tiempo desde la longitud y el ángulo de las sombras, pero recientes estudios rechazan esta teoría. No hay nada en los varios grabados en sus lados que tenga algo que ver con marcar el tiempo. La iniciativa de que eran enormes relojes posiblemente de debe a que fueron usados como tal siglos después, cuando fueron saqueados y llevados a Europa por los romanos y las tropas de Napoleón.

[Siglo III-II aC.] Reloj de sol griego

Corto historia de los relojes de sol
Los babilonios y los egipcios construyeron obeliscos cuyas sombras en movimiento forman una clase de reloj de sol, que dejaba a los ciudadanos dividir el día en dos partes, detallando el mediodía. El reloj de sol más viejo popular fue encontrado en Egipto y data de la etapa de Tutmosis III, unos 1.500 años antes de Cristo. Había dos bloques de piedra, una que servía de aguja y la otra donde se marcaban marcaban las horas.

Luego de este primer reloj del sol popular, debemos seguir al año 750 aC. para tener referencias de otro reloj de sol que está en numerosos pasajes del Obsoleto Testamento que describen un reloj de sol, el de Acaz. Una referencia bíblica dice cómo Yahvé logró retroceder la sombra 10 grados en el reloj. Nos encontramos seguros de que varios pueblos de la antigüedad utilizaban relojes, pero no hay evidencias tan visibles como en esta situación. Por otro lado, la primera especificación y diseño de un reloj de sol cóncavo se asigna a la Beroso de Babilonia en el siglo IV aC.

Los griegos estudiaron los relojes de sol intensamenta y por primera oportunidad, el gnomon se deja de disponer verticalmente y pasa a la posición precisa, paralelo al eje de la Tierra. Los griegos desarrollaron y construyeron complejos relojes de sol utilizando sus entendimientos de geometría. El reloj griego se llamaba escafoides [recipiente] y consistía fundamentalmente en un bloque de piedra en el que se vaciaba una cavidad con apariencia de hemisferio, en cuyo radical se fijaba la aguja.

Ilustración III, capítulo III, volumen IÁgora romana: La Torre de los Vientos
La bien conservada Torre de los Vientos fue construida en el siglo I aC. por un astrónomo sirio llamado Andronicus. El monumento octogonal de mármol pentélico es una ingeniosa creación que funcionaba de forma simultánea como veleta, brújula, reloj de agua y reloj de sol. Cada lado del octógono que detrmina 8 puntos cardinales de la brújula, tiene un relieve de una figura suspendida en el aire que representa el viento asociado a ese punto en especial. Debajo de todos los relieves se tienen la posibilidad de ver aún las débiles marcas de relojes de sol. La veleta, que desapareció hace un largo tiempo, era un Tritón de bronce que giraba en la parte de arriba de la torre.

El hecho de situar el gnomon paralelo al eje de la dirección de la Tierra permitió al reloj indicar las horas con una duración recurrente a lo largo de todo el año, siendo auténticos instrumentos de medición. En los relojes con la aguja vertical las horas de verano eran diferentes a las de invierno. Además hay que indicar que el escafoides fue además el primer reloj de sol en medir en tiempo por la dirección de la sombra y no, como hasta ese instante, por su longitud.

De hecho, todas las culturas posteriores, al menos, los que tuvieron contacto directo o indirecto con los griegos usaban el diseño griego para sus relojes de sol: romanos, árabes, indios, afganos y otros. Los relojes de sol griegos usaron refinamientos como la orientación del objeto que proyecta la sombra o gnomon, que no posee por qué ser perpendicular al suelo, y la forma geométrica de la área donde la sombra, que no posee por qué ser plana, y consiguieron una increíble exactitud, la exactitud de unos pocos minutos que no sería superada desde hace tiempo.

En la imagen [abajo] podemos consultar un espléndido reloj de sol griego llamado Horologion o Torre de los Vientos. Hablamos de un edificio de mármol octogonal destinado de acuerdo con los puntos cardinales y rematado con una cúpula cónica. Este edificio fue confiado a Andronicus Cirrus que lo logró en el 50 antes de Cristo. Con la dominación romana la vieja Agora de Atenas quedó bastante chiquita para sus funcionalidades y se tomo la decisión de crear una exclusiva para mover sus ocupaciones comerciales de la región. Este lugar fue dotado con este adelantado reloj de sol: el Horologion.

La Torre de los Vientos [plano]El dibujo del mediriado de Augusto se puede observar en el Campo de Marte, cerca de donde estuvo antes el reloj.

[EAAE] European Association for Astronomy Education’s Webpage

Los romanos copiaron el escafoides griego, al que llamaron hemispherium. Los antiguos romanos, desde el criterio científico, no añadieron nada nuevo en relación a la medida de tiempo, siguieron utilizando relojes de sol desarrollados por los griegos. Plinio el Viejo en su Historia Natural cuenta la historia del reloj de sol que el emperador Augusto mandó crear en el Campo de Marte, con un obelisco egipcio del faraón Psamético II, llamado el reloj del sol de Augusto o Meridiano de Augusto.

Sobre el sentido astronómico de la arquitectura del Panteón de Roma, constituido por Agripa en el siglo I aC, no existe duda. Pero en este momento algunos estudiosos sostienen que el edificio de roma trabaja como un colosal reloj de sol.

Según el arquitecto e ingeniero de roma Vitruvio, se usaron por lo menos 13 tipos diferentes de relojes de sol. Vitruvio escribió un libro sobre gnomónica en el que detalla un procedimiento geométrico para el diseño de los relojes de sol llamados analema. La caída del Imperio De roma gracias a las invasiones bárbaras, arrastró a Occidente a un extenso lapso de oscuridad intelectual.

Reloj de sol de roma en Pompella
sobre una columna jónica en el Templo de Apolo, Ponpeya. ItaliaPanteón de Agrippa en Roma [siglo I a.C]
el orificio central de hoy como un reloj de sol

En los primeros siglos de la era cristiana, la gnomónica solamente recordada por los investigadores de la astronomía helenística entra en caída lo que caracteriza toda la ciencia de cultura y la economía en la europea medieval. Aunque en este lapso la medición del tiempo indudablemente no dejó de ser una preocupación general, no han sobrevivido especificaciones científicas exactas ni otros testimonios. No obstante, como rarezas de la etapa, había dos expertos: Beda el Venerable e Higinio gromat [siglo II].

Hay que aguardar a que nuestro feudalismo ayude a la difusión de los relojes de sol en el conjunto de naciones europeo. Fue la orden religiosa benedictina [529 dC] y su empeño en realizar el calendario dictado por su principal creador, lo que anima a estos monjes a estudiar la creación de relojes de sol.

Desde su origen, la Iglesia Católica quiso santificar algunas horas del día con una oración habitual. La gnomónica de estos siglos llevó a la creación de relojes de grupo o relojes de horas canónicas y en ellos se indicaba la hora de la oración. Estos relojes estaban situados por lo general en las fachadas meridionales de las iglesias y los monasterios. Los primeros relojes de sol tallados en las fachadas de piedra de las catedrales empiezan a mostrarse a inicios del siglo VIII. En el año 1000 se construyeron relojes de sol horizontales que utilizaban huecos libres en las bóvedas de las catedrales.

Catedral de Teruel. Dos relojes de sol en la fachada de la catedral: uno destinado al oeste [imagen izquierda] y el otro al sur [derecha]. La catedral de Teruel empezó a ser construida en estilo románico en el año 1171 dC y llegó a la conclusión con la creación de la torre árabe en 1257 dC. Pertence a los inmuebles más propios de los musulmanes en la Península Ibérica.

En el siglo IX la astronomía árabe hace su aparición. El califato de Al Mamun marca el comienzo de una intensa actividad cultural que va a seguir en los siglos posteriores, con autores como Averroes, Ibn Thabit Qurrá [826-901] y Al-Biruni [973-1048]. Mientras la Europa cristiana en el instante siguió la obra de Beda el Venerable, los árabes tuvieron una continua actividad intelectual tras la devastación de la Biblioteca de Alejandría. Es sólo desde el siglo X cuando en Europa se comienza a conocer tímidamente la vasta compilación y puesta al día del conocimiento tradicional llevado a cabo por los árabes.

La mayor parte de los relojes árabes eran planos en esa etapa medieval construidos con placas de mármol y cobre. Todos ellos indican la dirección de la Kaaba en La Meca debido al precepto espiritual de los leales de rezar con la cara vuelta a ese lugar, independientemente de dónde se hallen.

En el siglo XIII en la Península Ibérica, el rey de Castilla Alfonso X el Sabio reunió en la localidad de Toledo un enorme grupo de cristianos, griegos, hebreos y astrónomos árabes para traducir al latín muchas de las proyectos escritas en árabe. De esta forma, el árabe divulgó el entendimientos en toda Europa dejando atrás el oscurantismo cultural en el que se encontraba inmerso. Además se desarrolló la gnomónica, de la misma manera que todas las otras ciencias.

En el siglo XIV, se llevó a cabo el primer reloj mecánico. Tenía que ver con una composición de hierro con un enorme marco impulsado por contrapesos. La capacidad de los primeros relojes de europa no era para señalar la hora en un reloj, sino para conducir esferas que dan advertencias astronómicas, y para ofrecer la hora. Estaban situados en los monasterios y los campanarios públicos. El ejemplo más viejo conservado, constituido en 1386, está en la catedral de Salisbury, Inglaterra. Los relojes mecánicos usan horas iguales.

En España, a lo largo de el reinado de Enrique III, en 1400, el primer reloj mecánico con campanas se instaló en la torre de la iglesia de Santa María de Sevilla.

Los siglos siguientes fueron la enorme etapa del reloj de sol europeo. En el siglo XV se realizó en Europa un enorme esfuerzo por la divulgación de la gnomónica. Los relojes de sol con las mismas horas se empiezan a usar de a poco.

Reloj de sol
Catedral de Sevilla
[por Iñaki Martínez de Marigorta…]

En las colonias americanas se construyeron varios relojes de sol, varios de los cuales todavía se conservan. En los trópicos había que crear un disco doble con la hora. El disco con orientación sur se utilizaba una sección del año, de agosto a abril, y por su lado norte se utilizaba el resto del año. Dos días al año, cuando el Sol pasaba justo por arriba del lugar, se podía ver la hora en los dos lados.

En la época del siglo XVI se muestran los primeros relojes mecánicos. Es en el siglo XVII cuando estos gadgets se refinan y alcanzan lentamente unos resultados más precisos.

En los inicios del Renacimiento se causó una explosión de nuevos diseños. Giovanni Padovani divulgó un tratado sobre el reloj de sol en el año 1570, en el que integraba normas para su construcción e instalación mural [vertical] y relojes de sol horizontales. Además, Giuseppe Biancani divulgó en 1620 otro tratado en que enseña cómo llevar a cabo un reloj de sol especial con las ilustraciones que corresponden.

En el siglo XVIII los relojes mecánicos empiezan a sustituir a los relojes de sol. Los primeros tienen la virtud de no necesitar cielos soleados. Son comunmente, no obstante, poco fiables y dependen de los relojes de sol para detallar la hora real. A inicios de 1800 los relojes mecánicos fueron lo bastante precisos y de bajo valor como para desplazar a los relojes de sol terminantemente.

Hoy en dia, aunque la exactitud de los relojes mecánicos superó a la de los relojes de sol, se siguen creando, primordialmente como decoración en inmuebles, monumentos y sitios públicos. Se edifican de varios tipos, con exactitud y bellísimos diseños. El acompañamiento de la informática para el cálculo y diseño del reloj de sol fué primordial. Como producto de este acompañamiento tecnológico, en los años anteriores nos encontramos viviendo el renacimiento de este obsoleto instrumento para medir el tiempo.