Seleccionar página

Desde hace más de siglo y medio que, la marca Cartier fundada por Louis-François Cartier en 1847, produce relojes de punta, y aunque proviene de una familia de joyeros, este logró combinar de forma exitosa lo mejor de ambos mundos.

A pesar de que esta marca es de origen francés y su sede principal está en París, en la actualidad está asociada con el sinónimo de ‘los mejores relojes del mundo’; Suiza, pues pertenece al grupo especializada en bienes de lujo Richemont.

Sin embargo, uno de los motivos por los cuales Cartier empezó a destacarse de forma evidente en el mudo de la relojería, es por haber sido el primero en crear el reloj de pulsera para hombres, ya que normalmente era un accesorio destinado para mujeres.

La idea de esta innovación, tiene que ver con un amigo cercano del fundador, llamado Alberto Santos Dumont. Este aviador, en una conversación con Cartier, señalo las complicaciones que generaba intentar ver la hora con un reloj de bolsillo, puesto que al pilotar su avión, no podía quitar las manos de los mandos.

Inspirado en lo sucedido, en 1904 Cartier se propuso a crear un reloj con pulsera de cuero que, permitiera cronometrar los vuelos de su amigo. Son algunos años después que, el modelo Santos comienza a ser usado por la alta sociedad de Francia.

En 1912 Cartier pondría en las tiendas otro de sus clásicos. El Bagnoire sería un reloj con forma ovalado, pensado para el público femenino, además, debido a la pasión que tenía por las joyas, el mismo estaba decorado con diamantes engastados, por lo que solo podían acceder a este fino reloj, las personas de clase alta.

El reloj Cartier nombrado Tank, se comenzó a pensar desde 1917, pero sería hasta 1919 que, este reloj inspirado de un tanque militar Renault se terminaría. Este modelo de forma cuadrada rompería con las formas que estaban de moda en cuanto a relojes, pero no cabe duda que este modelo con forma de carro de combate, contó con mucho éxito, pues fue usado por celebridades y personajes de la realeza como la princesa Diana de Gales.

Por la forma en que sus enganches estaban unidas a la caja

La gran creatividad de Louis-François Cartier se hacía notoria con cada modelo que sacaba, que igualmente se reflejaban en relojes como el Baguette y también los relojes considerados misteriosos, que se caracterizaban por sus manecillas, pues parecían flotar dentro del cristal, ya que aparentemente no estaban conectados a ningún mecanismo.

Estos relojes requerían muchísimos meses de trabajo y gran paciencia, de por si solían estar complementados por joyas y materiales ostentosos como cristal de roca de diamante, platino, rubíes, escape de ancora, ónix, citrino, ágata, nefrita, cabujones de coral, cabujones de esmeralda, perlas, ebonita y esmaltes de distintos colores, materiales que solo Cartier podría implementar finamente en sus relojes.

El primer modelo salió en el año 1912 el cual tenía forma de paralelepípedo fue el modelo A. 8 años después Maurice Couët se encargaría de desarrollar 12 versiones inspiradas en china y otras 6 en forma de pórtico.

                             Gran reloj misterioso pórtico                                          

                                                              Reloj misterioso quimera

               Reloj misterioso con eje central                                    

                                                             Reloj misterioso plato

Son estos modelos misteriosos y los modelos pioneros (el Santos, el Tank y el Bagnoire) que, presentaron novedades de forma tecnológica, en cuanto a estilos siluetas y funcionamiento que marcaron la historia de Cartier, ya que a partir de ellos, estos relojes comenzaron a ser asociados con clase e innovación y por ende deseado para leer la hora.

Desde entonces, la casa Cartier ha lanzado muchos otros modelos como Calibre, Drive, Ballon Bleu, el Clé de Cartier, Hypnose y Panthére, generalmente de materiales como oro amarillo, oro gris, oro blanco, diamante, acero, oro rosado y zafiro. Siempre buscando la perfección funcional y estética en sus curvas, líneas y que lo ha hecho uno de los mejores relojes del mundo.